CEOE Zaragoza muestra su preocupación por el proyecto de Presupuestos de 2019

CEOE Zaragoza muestra su preocupación por el proyecto de Presupuestos de 2019

2018-10-29T09:34:12+00:0024 octubre , 2018|

El fuerte aumento de impuestos a las empresas en la propuesta de Presupuestos 2019 es negativo para el crecimiento económico y la creación de empleo
Preocupación empresarial por el incremento del gasto corriente y la ausencia de medidas para fomentar la actividad económica

23/10/2018.- Tras analizar el Proyecto Presupuestario para 2019 pactado por el Gobierno con Unidos Podemos, el Comité Ejecutivo de CEOE Zaragoza, reunido hoy, expresa su preocupación por el fuerte incremento de la carga impositiva y el aumento del gasto corriente que son un lastre para la competitividad de las empresas.
CEOE Zaragoza considera que el incremento del gasto corriente supondrá un obstáculo para la sostenibilidad de las cuentas públicas, puesto que no plantea medidas orientadas a mejorar su gestión y eficiencia, pese al muy elevado endeudamiento que arrastra la Administración.

Por el contrario, el aumento del gasto planteado se sustenta sobre una proyección de crecimiento de la recaudación fiscal de 5.678 millones de euros a través, fundamentalmente, de elevar la carga fiscal de las empresas. Esta mayor presión impositiva sobre las empresas, ya muy sobrecargadas, va a suponer un nuevo aumento en sus costes y, en consecuencia, a dificultar decisiones de inversión y creación de empleo, más aún en un contexto económico como el actual, en el que ya se aprecian signos claros de desaceleración.

Sería, en esta situación, fundamental que los Presupuestos incluyesen iniciativas orientadas a dinamizar la economía, fomentar la inversión productiva y la creación de empleo; medidas totalmente ausentes en esta propuesta.
En este sentido, CEOE Zaragoza destaca que el aumento de ingresos fiscales debe provenir primordialmente del aumento del volumen de las bases de cotización y no de la mayor carga fiscal a empresas y ciudadanos.
En cuanto a la propuesta de subir el salario mínimo a 900 euros, considera que el acuerdo cuestiona el diálogo social, que es el marco adecuado para que participen en una decisión laboral empresarios y trabajadores a través de las organizaciones que les representan. De hecho, ignora tanto la obligación legal de consulta previa con los agentes sociales para fijar el SMI, recogida por el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores, como el VI Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva (IV AENC), firmado el pasado diciembre y que ya incluía una progresiva elevación de los salarios más bajos en los próximos años, pero de forma gradual y negociada, así como una senda salarial global que puede verse truncada por esta decisión unilateral.
Aunque los salarios más bajos en la gran mayoría de los convenios están por encima del SMI, esta medida puede tener efectos negativos especialmente en pymes, sectores con márgenes pequeños y en empresas con dificultades y/o contratos con las Administraciones.