ANA SOLANA, presidenta Directivas de Aragón

ANA SOLANA, presidenta Directivas de Aragón

2020-06-30T12:58:42+00:0030 junio , 2020|

“La incorporación a las posiciones de Dirección es nuestra asignatura pendiente, porque desde ahí puedes abrir la puerta a más mujeres”

Presidenta de Directivas de Aragón desde su fundación, en 2007, es Directora Senior de Recursos Humanos en Europa y Asia Pacífico en Exide Technologies. Desde la agrupación que lidera reivindican igualdad de oportunidades y apuestan por la “solidaridad intergeneracional”

Directivas de Aragón lleva más de 10 años de trayectoria, unos años cruciales y de mucho movimiento en las reivindicaciones de las mujeres en muchos ámbitos. ¿Qué ha cambiado en el panorama laboral desde que la asociación comenzó su andadura?

Llevamos trabajando ya 13 años, desde 2007. Han sido unos años muy importantes, el año en que nacimos se aprobó la Ley de Igualdad, y esa fue una época en la que había bastante simpatía por la causa de la igualdad de las mujeres. En la crisis económica, cambiaron las prioridades, pero, con movimientos como el #MeToo, hemos visto el resurgir del interés por los temas de igualdad. Es algo que ha venido para quedarse, pero tan importante como progresar es no involucionar, y las mujeres tenemos que ser conscientes de esto.

 

Hablemos de cifras: ¿cuál es el papel y relevancia de la mujer en el ámbito directivo aragonés?

El número de mujeres directivas es una de las cosas que no ha mejorado mucho. La conciencia de que hay que dar más oportunidades a las mujeres sí ha mejorado; el número, todavía no. Cuando empezamos con la asociación, el volumen de mujeres directivas no llegaba al 20% y ahora no llega al 25%. Sigue habiendo mucho trabajo por hacer, lo que sí ha cambiado es la concienciación de la sociedad, las empresas y directivos. Cada vez se va normalizando más dar oportunidades a mujeres en puestos de responsabilidad.

Aragón tiene la especificidad de que es una región en la que hay mucha PYME, que, en materia de igualdad de oportunidades en cargos de responsabilidad, van por detrás. Las empresas grandes lo tienen más interiorizado.

 

¿Cuántas directivas conforman la agrupación y a qué sectores están ligadas?

Somos ya cerca de 250 socias, somos una de las principales asociaciones profesionales de Aragón. En la agrupación están representados todos los sectores del tejido empresarial aragonés, tanto industriales como de servicios. Hay mujeres de todas las áreas funcionales y representantes de los tres territorios, Zaragoza, Huesca y Teruel.

La representatividad es bastante genérica, pero si la pregunta es en qué sectores se incorporan las mujeres con más facilidad, finanzas, marketing, recursos humanos, comunicación o legal son algunos de ellos. Son departamentos más funcionales que de negocio, porque la incorporación a los puestos de ventas, operaciones o logística es una asignatura pendiente. Aunque hay mujeres directivas que están ahí, tenemos que seguir trabajando en esa línea, y para eso es muy importante que cada vez más chicas estudien carreras de ciencias y de ingeniería.

 

¿A qué retos se enfrenta una directiva en Aragón en el día a día?

Un reto sigue siendo la igualdad de oportunidades para acceder a los puestos de responsabilidad. Sí es cierto que, hoy en día, una chica que acaba de terminar sus estudios no encuentra desigualdad para incorporarse al mercado laboral, como sí la teníamos en mi generación, hace 20 años. Pero sí sigue siendo un reto la igualdad para acceder a los puestos de responsabilidad.

A veces nos preguntan por qué es tan importante el acceso a esos puestos: porque es desde donde puedes abrir la puerta a muchas mujeres. La mayoría de las mujeres a las que yo conozco en cargos de responsabilidad somos conscientes de que es importante ir abriendo puertas a las mujeres que vienen por detrás. Somos una asociación que trabaja la generosidad intergeneracional.

 

¿Es el famoso techo de cristal una de las barreras habituales para las mujeres directivas?

Sí, los puestos de poder, de negocio, siguen ocupados por hombres. Y, en general, sigue pasando que las oportunidades se dan más a los hombres: abres un periódico y en las fotos de la sección de economía todo son hombres, y eso normaliza que los que estén arriba sean ellos. En España, el 95% de los CEO son hombres. O lo que es lo mismo, solo 5 de cada 100 son mujeres.

 

Como agrupación, y pese al avance en la igualdad de oportunidades de los últimos años, ¿cuáles son los retos que tiene por delante Directivas de Aragón?

Tenemos varios programas activos, algunos lanzados en 2019, y vamos a trabajar en consolidarlos.

 

¿Cuáles son esos programas y acciones en los que trabaja la asociación?

Por un lado, tenemos el programa SoyFuturo, que consiste en que vamos a los centros educativos y trabajamos con chicas y chicos (no separamos porque el futuro lo tienen que construir juntos). Les animamos a que sean lo que quieran ser, ya que hay bastantes sesgos. Una de las razones por las que hay brecha salarial es porque los puestos en los que mejor se paga los ocupan hombres.

Además, desde el año pasado, hemos puesto en marcha varias líneas de acción. Lanzamos el programa Lidera, que es un itinerario formativo para las mujeres en los distintos estadios profesionales de su vida laboral. Para las mujeres pre-directivas que aspiren a serlo, es una formación en habilidades y capacidades; para las mujeres ya directivas, sirve para que sigan trabajando en el desarrollo de capacidades; y, en el caso de las mujeres consejeras, sirve para que accedan al órgano de Gobierno de la empresa. Esto es algo muy importante, que lo que hace es empoderar. No solo por el conocimiento que se adquiere, sino por las redes que se crean.

También en el curso 2018-2019, lanzamos la Cátedra de Desarrollo de Liderazgo Femenino. La creamos con la Universidad de Zaragoza y el Gobierno de Aragón, la consejería de Economía y Empleo. Es uno de nuestros grandes proyectos, acudir al entorno universitario, visibilizar y animar a las mujeres a querer ser directivas.

Por otro lado, entregamos los premios Talento y Mérito. Los damos a las personas, organizaciones y empresas que defienden los valores de la asociación, que pasan por la igualdad de oportunidades basada en méritos y talento, no en género.

Ahora también estamos trabajando en un proyecto de acompañamiento de directivas, lo que llamamos “madrinazgo”. Un proyecto de mentorizaje que presentaremos pronto.

 

La colaboración entre asociaciones y el llamado networking son esenciales en el ámbito directivo. ¿Cuál es la relación entre Directivas de Aragón y CEOE?

Otro de nuestros grandes proyectos en 2019 fue que entramos en CEOE. Para nosotras era una apuesta por formar parte de las organizaciones donde se toman decisiones que afectan a las empresas aragonesas. Hemos entrado para aportar valor desde dentro y la colaboración está siendo extraordinaria: CEOE también quiere que haya más presencia femenina y formamos parte de los órganos de Gobierno. Nos han acogido con los brazos abiertos.