ENRIQUE VINUÉS, presidente de la Asociación de Organismos de Control de Aragón

ENRIQUE VINUÉS, presidente de la Asociación de Organismos de Control de Aragón

2020-01-22T15:31:48+00:0022 enero , 2020|

“La seguridad no la hacemos los organismos de control, la hacemos entre todos”

ASOCAR, la Asociación de Organismos de Control de Aragón, comenzó su actividad hace tres años, y agrupa a una decena de empresas especializadas en seguridad industrial. Su presidente actual, Enrique Vinués, dejará el cargo el próximo mes de marzo, y se postula como candidato a sucederlo el actual vicepresidente de la asociación, Eduardo Quintana.

¿Cuál es la historia y trayectoria de ASOCAR?

Enrique Vinués: ASOCAR es la Asociación de Organismos de Control de Aragón. Los organismos de control somos empresas que colaboramos con la administración; aquí en Aragón somos unas 15 empresas y, dentro de la asociación, estamos 10. Ya antiguamente conformábamos otra asociación, que se llamaba Asorco Aragón, pero desapareció hace más de 10 años por cuestiones de representatividades a nivel nacional. Ahora hemos vuelto, llevamos activos tres años.

¿Qué es exactamente un organismo de control? Para el público general puede parecer un concepto muy amplio

Eduardo Quintana: Somos lo que se conoce como terceras partes. En el mundo empresarial, puedes contar con una tercera parte que, desde un punto independiente y sin ningún vínculo con las otras dos, haga un dictamen sobre cualquier cosa.

Los organismos de control somos terceras partes que cumplimos una serie de requisitos tanto técnicos como humanos y actuamos en el nombre de la administración, sobre todo para temas de seguridad industrial. Nuestra labor está enfocada a hacer que las instalaciones sean más seguras. Pero no hablamos solo de instalaciones como una fábrica, sino de comunidades de propietarios, de hostelería…

Hacemos inspecciones, es decir, vamos a una instalación y comprobamos si cumple o no con la normativa que aplica. Estas normativas, además, están basadas en accidentes previos y, si pedimos algo, es que ocasionalmente ha habido algún factor que ha ocasionado muertos o daños económicos. En el fondo, nuestro trabajo es una labor social. La gente no es consciente de lo inseguros que pueden llegar a estar en instalaciones peligrosas. Hablamos de la seguridad de personas y materiales, así que actuamos según los reglamentos para hacerlos cumplir, principalmente en lo que estos contemplan como inspecciones iniciales y periódicas.

¿Qué servicios se incluyen en los ofertados por los organismos de control?

Q.: Ascensores, instalaciones de protección contra incendios, aparatos a presión, instalaciones de alta y baja tensión… Hay un amplio listado, es público, y la responsabilidad de que una instalación sea segura comienza por el titular de esa instalación. Es el titular el que tiene la obligación de tener su instalación correctamente, también de forma legal.

V.: Hay reglamentos que están muy ligados con todos los ciudadanos, como el de los ascensores, que los utilizamos cada día, o el de las instalaciones petrolíferas: hay muchos depósitos de gasóleo en las comunidades, por ejemplo. La aplicación de esos reglamentos afecta a todas las personas como individuos que son, pero hemos de tener otra cosa en cuenta: tú puedes tener muy bien tu caldera, pero si tu vecino la tiene mal, la seguridad de tu vecino afecta a la tuya propia. Es un compromiso social, la seguridad no la hacemos los organismos de control, la hacemos entre todos. Por eso somos un apéndice de la administración, sus ojos y oídos.

Como ASOCAR, ¿qué servicios prestán a los asociados?

V.: En ASOCAR nos obligamos a que el presidente sea uno de nosotros y vaya rotando. Por eso, todos seremos presidentes, secretarios… Una de las principales labores que hacemos, cuando nos toca estar en la directiva, es ejercer como interlocutor único con la administración. La administración, cuando quiere hablar con los organismos de control, habla con ASOCAR. Y nosotros trasladamos las directrices a los asociados.

¿Qué perfiles profesionales forman parte de ASOCAR?

V.: Todos los que formamos parte de ASOCAR somos técnicos, hay ingenieros técnicos, ingenieros químicos, licenciados en ciencias químicas, arquitectos… Además, cuando entras a formar parte de un organismo de control, hay una formación específica para que cada trabajador sepa interpretar los reglamentos de acuerdo con unas disposiciones marcadas por la administración pública.

El pasado día 22 celebraron la I Jornada empresarial en materia de seguridad e incendios con el título ‘Por un mundo más seguro: una responsabilidad que compartimos’. ¿Cómo se planteó este encuentro?

V.: Se celebró el día 22 en el edificio de la CREA y contó con el consejero de Industria del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga; el director general de Industria, Javier Navarro Espada, y el director del servicio provincial de Industria de Zaragoza, Luis Simal.

En ASOCAR nos hemos dado cuenta de que la sociedad, no la industrial, sino la civil, vive un poco al margen de nosotros. No entiende mucho las inspecciones, no las ve bien… Nos planteamos, en una reunión, difundir en unas jornadas que todos somos parte de la seguridad, que la seguridad recae sobre el propietario de la instalación. En otras ocasiones, cuando hemos organizado jornadas, siempre eran muy técnicas: invitábamos a ingenieros industriales, colegios de ingenieros, la administración y los organismos de control. Pero tenemos que contar también con la sociedad. Nos hemos hecho diferentes planteamientos, más rompedores, y hemos decidido dar cabida en las jornadas a profesores del Centro Politécnico Superior, para que expliquen cómo enseñan ellos la seguridad industrial a los futuros ingenieros. En el futuro nos plantearemos invitar a la Organización de Consumidores y Usuarios, por ejemplo.

Q.: Tenemos la desgracia de que el nuestro es un trabajo que no se ve, pero siempre es importante que revisen las instalaciones unos ojos ajenos al proceso, independientes. Nuestro objetivo es generar una cultura en la que todos los intervinientes en una instalación actúen de manera ética: habrá alguien que lo revise. Nuestra labor es garantizar que todas las partes cumplen con lo que se ha contratado.

Como parte de CEOE, ¿cuál es la relación de ASOCAR con las empresas aragonesas?

V.: Cada uno de los miembros de ASOCAR tiene su propia relación con el entorno empresarial. Como ASOCAR, principalmente, pertenecemos a CEOE y participamos en las distintas jornadas.

En este recién estrenado 2020, ¿cuáles son los retos que afrontaréis como asociación?

Q.: Por los estatutos, parece que tendremos nuevo presidente…

V.: Hemos cambiado la duración de la presidencia, para que sea de dos años en lugar de uno, que resulta ser poco tiempo para que alguien pueda desarrollar planes. El futuro presidente, que podría ser Eduardo, pues ya es candidato, será quien inaugure este cambio el próximo mes de marzo.

Q.: Las jornadas son uno de nuestros principales retos para 2020. Con ellas queremos que la gente tome consciencia de la labor que realizamos, que sepa que lo que hacemos no es ninguna imposición de la administración, no es un “sacaperras”. Es algo que va directamente a la seguridad de las personas. Por desgracia, nuestra labor está basada en muertos, en que ha habido accidentes con fallecidos. Y para evitarlo actuamos nosotros. Divulgar eso es uno de los grandes retos de ASOCAR.